El templo de oro Kinkaku-ji

El templo Kinkaku-ji o “Pabellón de Oro”, es uno de los más célebres de Kioto, particularmente por que sus paredes exteriores están forradas de pan de oro.

En su interior se guardan las reliquias de Buda, pero debido al alto valor artístico y para garantizar su conservación, el acceso al interior del pabellón esta cerrado al público. El budismo japonés está muy presente en los mismos jardines del templo con un imponente estanque, el Espejo de Agua, lleno de islas, piedras y pinos que representan elementos del budismo. En 1950 el templo Kinkakuji fue incendiado por un monje budista cuyas facultades mentales estaban alteradas. La estructura actual del Pabellón Dorado fue reconstruida en 1955. En décadas posteriores se detectó un deterioro de la cubierta de laca japonesa aplicándose una nueva capa y un nuevo recubrimiento de pan de oro, trabajos que concluyeron en 1987. Finalmente, en 2003 se restauró el techo.