El Templo del Cielo, agradecimiento por las cosechas

El Templo del Cielo está situado en el parque Tiantan Gongyuan, al sur de la ciudad de Pekín. El Templo del Cielo es en realidad un conjunto de edificios: al norte se sitúa el Salón de Oración por la Buena Cosecha; al sur, el Altar Circular y la Bóveda Imperial del Cielo.

Este es el mayor templo de su clase en toda la República Popular de China. Fue construido en el año 1420 y tanto la dinastía Ming como la Qing lo utilizaron para adorar por las cosechas en primavera y dar las gracias al cielo por los frutos obtenidos en otoño. Su organización está vinculada a la cosmología china cuyo saldo se basó en la actitud del emperador y el respeto de los ritos. El edificio, que está construido enteramente en madera, tiene una altura de 38 metros y una forma circular con un diámetro de 32 metros. Su edificación está construida en lo alto de tres terrazas de mármol que hacen que el efecto escénico sea aún más impresionante. La planta circular del edificio termina con tres tejados de color azul oscuro y una bola dorada que culmina el edificio. Todo ello se sostiene por 28 robustos pilares que están dispuestos de forma concéntrica, en tres niveles: cuatro columnas en medio, doce más allá y doce más en la parte más exterior, en la cual va todo encajado sin vigas ni clavos. Los colores, las formas, los sonidos y la posición de los edificios representan el complejo diseño del universo. El año 1998 fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.