La Iglesia de la Compañía, obra maestra de la decoración colonial sudamericana

La Iglesia de la Compañía es una de las iglesias ubicadas en el Centro Histórico de Arequipa, ubicada entre el Portal de la Municipalidad y el Portal de Flores, siendo uno de los ejemplos más destacados de la llamada arquitectura mestiza.

La construcción de la Iglesia de la Compañía se inicia en el año de 1590. Estuvo bajo la dirección del hermano Felipe y fue terminada de construir en 1698. El material para su construcción procede de las canteras del volcán Misti, cuyas propiedades físicas de la roca volcánica la convierten en una piedra muy fácil de labrar, pero dificultan la talla en profundidad por su textura porosa. Esto dio lugar al desarrollo de un tipo de decoración superficial que, como en el caso de esta iglesia, traspasa los límites de la portada y cubre parcialmente el resto del paramento formando un gran tapiz en piedra. La fachada principal, de estilo barroco mestizo, se impone como una de las obras maestras de la decoración colonial sudamericana. Se distingue por tratar el relieve en superficie y no en profundidad. En la parte interior se pueden apreciar retablos de madera tallada recubiertos con pan de oro, además también se encuentra una de las mejores pinturas, La Virgen con el niño, del pintor italiano Bernardo Bitti, que llegó al Perú en 1575. En la sacristía está la capilla de San Ignacio, con murales polícromos que muestran la flora y la fauna tropicales.