Parque de Nara y los ciervos

El Parque de Nara, creado en 1880, es un parque público situado en la ciudad de Nara, Japón, a los pies del Monte Wakakusa.

El parque es uno de los «lugares de belleza escénica» designados por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón (MEXT). Los más de 1.200 ciervos sika salvajes que se hallan dando vueltas libremente en el parque, también se encuentran bajo la designación de MEXT, clasificado como «Monumento Natural». El tamaño oficial del parque es de aproximadamente 502 hectáreas, si se incluyen los terrenos de Todai-ji, Kōfuku-ji y el Santuario Kasuga el tamaño se extiende a 660 hectáreas. El parque es el hogar del Museo Nacional de Nara y del Todai-ji, el edificio de madera más grande del mundo que alberga una estatua de Buda de 15 metros de alto. Según el folklore local, los ciervos de esta zona se consideraban sagrados, debido a la visita de Takenomikazuchi-no-mikoto, uno de los cuatro dioses del Santuario Kasuga, y que apareció en el Monte Mikasa-yama montando un ciervo blanco. Desde entonces el ciervo era considerado un ser divino y sagrado en los templos Kasuga y Kōfuku-ji. Después de Segunda Guerra Mundial, fueron designados como tesoros nacionales y están protegidos como tales. Hoy en día, los visitantes pueden comprar Shika-senbei, croquetas para alimentar a los ciervos en el parque.